> ¿Qué pasaría si se encontrase cara a cara un antidisturbios con la víctima de su violencia en otro contexto, lejos del caos de la manifestación, en una amistosa cena, por ejemplo?<

Presentamos ‘El Rey tuerto’, tercera producción escénica de la compañía navarra Inextremis a lo largo de su trayectoria. En esta ocasión además en coproducción con la compañía guipuzcoana Tanttaka Teatro.

El proyecto consta del proceso de ensayos y puestaen escena (en su doble versión euskera/castellano) del texto teatral ‘El Rey tuerto’ escrito por el dramaturgo catalán Marc Crehuet.

Una comedia social con tintes de humor negro bajo la dirección escénica de Fernando Bernués y la asistencia técnica de Acrónica Producciones.

SOBRE

El

Rey

tuerto.

“El rey tuerto” es una de esas funciones que, al leerlas, inmediatamente te encienden el ánimo escénico y te despiertan las ganas de sumergirse en sus esencias de comedia ácida, con tintes sociales, pero también en sus incógnitas existenciales, que las tiene… Es divertida, sí, incluso muy divertida pero diría que, a un tiempo, también delicada, comprometida y audaz.

Dramáticamente su protagonista es extraordinario. Un tipo, aparentemente robusto, de profesión antidisturbios, paradójicamente enfrentado a sus incertidumbres vitales de hombre contemporáneo asustado que incapaz de hallar respuestas lo convierten en vulnerable, frágil y temerario…

Brillante detonante del conflicto con el reencuentro de las dos amigas cuyas parejas (un antidisturbios sin mucho filtro y un documentalista con un parche en un ojo) presagian de inmediato al espectador la “bomba” que inevitablemente reventará la “armonía” y la amistad. Un texto convincente, de gran alcance y nada previsible que, sin abandonar la comedia mordaz, incorpora con naturalidad y fortuna el absurdo (como es la presencia del político) e incluso destellos de tragedia…

Un reparto exigente, para actores y actrices con oficio y “comedia” pero también con recorrido y compromiso emocional. A la vez es un reparto, por edades y tipologías, totalmente factible en nuestra realidad profesional con perfiles como los de Leire Ruiz, Iratxe xxx.., sugerentes y convincentes para su desempeño.

La puesta en escena ha de cautivar y apoyarse visualmente en un vestuario coetáneo y un espacio funcional (ya que ha de ubicarnos en una casa como espacio referencial) pero huyendo a su vez de un naturalismo formalista y apostando por un guiño contemporáneo en el tratamiento escenográfico basado en la utilización reiterada (paredes, mobiliario,etc… ) de cajas blancas de poliéster translucidas y retroiluminadas.
Será el “marco expositivo” para las numerosas fotografías en blanco y negro que el texto indica. Entre ellas, encontraremos, alternadas, numerosas “bolas del mundo en blanco y negro”, iluminadas en las transiciones escénicas, que hagan de los momentos no textuales una experiencia visual sugerente.

Fernado Bernués

Cartel general

1MB

Dossier LA PRUEBA

5MB